PATRIMONIO NATURAL
Un río con gran riqueza natural

riobel5.jpg

En las orillas del río tea y de sus principales afluentes está presente un tipo particular de bosque denominado de ribera. En este boque predominan el Amieiro o Alnus glutinosa y en la franja más próxima al río están presentes los Salgueiros o Salís atrocinerea. Las raíces de estos árboles están muchas veces sumergidas y el fuerte enraizamiento de estas especies les permiten sobrevivir en las subidas de caudal por lo que hacen una labor fundamental en la protección de las riberas frente a la erosión. En la zona también está presente otras especies como las Abeleiras o Corylus avellana, los Freixos y los Bidueiros o Betula alba. Bajo el mismo techo arbóreo habitan una gran variedad de plantas singulares, condicionadas por la humedad y las condiciones de luz como el Narciso blanco o Cáncaro, que aprovecha el principio de la primavera, cuando los árboles aún no tienen hojas para florecer; o Fentos como la variedad real que viven colocados en cordón en la misma ribera del río, acompañado entre otros por el Fento heterófilo. Pero el río tea cuenta con una compleja comunidad de libélulas, entre las que se encuentran especies muy localizadas en Europa y que tienen en este río algunas de sus últimas poblaciones. Las libélulas son animales depredadores que viven un año o dos dentro del agua como larvas de colores crípticas. Sobreviven respirando el oxígeno disuelto en el agua hasta que en las últimas semanas de vida abandonan este hábitat y realizan una última muda; tras ella, salen convertidas en hermosos animales voladores que se alimentan fundamentalmente de mosquitos y tábanos.

Las aguas del río Tea se conservan limpias y oxigenadas, son ricas en animales invertebrados acuáticos y, en particular, en insectos que se manifiestan en los vuelos rápidos. Además son numerosos las agrupaciones de grandes libélulas y las nubes de pequeños insectos alados como las efémeras, los tricópteros y los siálidos que vuelan en contra de la corriente para recolonizar las partes altas del río. Otro de los grupos de insectos que se pueden sobservar en la zona  es una especia que se denomina en gallego “Percebellas acuáticas”.

En las riberas del Tea también son numerosos los animales acuáticos asociados al río y que constituyen una comunidad bien conservada y de alto interés. Los insectos sirven de comida dentro del agua a las truchas y mirlos, mientras que las formas aladas son el alimento de aves como la lavandeira y el murciélago de ribera. Una ave típica del bosque en la época de cria es el Ouriol, mientras que la garza es habitual en los inviernos. Como bioindicadores de la salud de las aguas podemos localizar en el Tea mamíferos poco comunes como el “Auganeiro” y la nutria especie que va marcando la orilla del río con sus huellas. Siempre cerca del agua es posible encontrar tres especies endémicas del noroeste de la Península Ibérica como son el lagarto de agua, la mariposa rabilonga y la rana patilonga.
ENLACES DE INTERÉS

PATRONATO
EMPRESAS COLABORADORAS