TRADICÓN MÚSICAL

Las Bandas de Música de Mondariz

Al hablar sobre las distintas bandas de música habidas en el término municipal del Mondariz de los primeros años del siglo pasado,  debemos huir de localismos que puedan reducir el ámbito de influencia de tales agrupaciones, ya que sus componentes a menudo cambiaban o se adscribían a una u otra agrupación en función de los vaivenes organizativos que convenían en cada momento y sobre todo por el cambio de residencia de los músicos motivado por el ejercicio de su profesión u oficio. Hay que tener en cuenta que todos ellos tenían como medio de vida principal otra actividad distinta a la musical.

Las bandas de música que existieron en Mondariz fueron, por orden cronológico:

MUSICA DE FRADES. De ella hace un detallado historial, José Guisado Nogueira “Kubala” en su libro  “MONDARIZ, HISTORIA, GUIA Y HECHOS PASADOS”. Al parecer su fundación se remonta al siglo XIX, y se debe a Manuel Amoedo Fragueiro “O Ferreiro”. Su local de ensayos estuvo en Aboal – Frades y al finalizar la guerra civil, en que se hizo cargo de su dirección D. Serafín Otero Sanchez “·Pio”, se ubicó en el lugar de Urxeira, en el local de la Casa de la Sociedad Agraria y sometió a todos los componentes a la firma de un documento mediante el cual se comprometían a cumplir las condiciones de ensayo y compromisos que adquiriera su director en el ejercicvio de su función. Fue un conjunto que, pese a sus dificultades tanto de tipo económico como de recursos humanos, destacó en su tiempo por su calidad y disciplina, hasta que en 1945 se extinguió.  

MUSICA DE SANMARTIÑO. La creó Ceferino Paredes Alvarez “Chicho”, alrededor del año 1890 y su primera actuación pública, en dicha parroquia, la realiza con veinte componentes que cubrían las principales cuerdas de la agrupación: metal, madera, percusión… Conocida también como “Musica do Chicho”, los ensayos se realizaban en un salón propiedad de Ceferino Paredes, en el lugar de Veigadraga en la parte posterior de su vivienda. Esta colectividad sufriría un cambio de nombre en el año 1926 debido a que en virtud de gestiones realizadas por la Entidad Local Menor y con el apoyo de la Corporación Municipal de Mondariz, por Real Orden de 26 de mayo de dicho año, se concede el cambio de denominación de la Parroquia de San Martin de la Portela, por el de VILLASOBROSO, y por tanto la Banda de Música pasó a llamarse BANDA DE MUSICA DE VILLASOBROSO. Otro cambio importante tuvo lugar en el año  1928, al serle concedido por el Ayuntamiento  el título de BANDA MUNICIPAL DE MONDARIZ a propuesta del entonces Alcalde del Municipio D. Ramiro Vidal Carrera, en base a que “a todas partes donde concurre ostenta con orgullo el nombre de Mondariz y va llevando en las notas del pentagrama una nota de espiritualidad y sentimentalismo, haciendo olvidar, siquiera momentáneamente, penas, miserias, desfallecimientos y angustias” según dice “Kubala” en su libro.

Es decir: la que nació con el nombre de MUSICA DE SANMARTIÑO,  después de ser BANDA DE VILLASOBROSO,  pasó a ser BANDA MUNICIPAL DE MONDARIZ que seguía siendo dirigida por Ceferino Paredes, hasta el año 1934 en que lo dejó por enfermedad, asumiendo su hijo Casiano la dirección..

Al fallecer Ceferino Paredes Alvarez en 1935 y haberse casado sus hijos José y Casiano en el nuevo municipio de Mondariz Balnerario, que se había independizado del de Mondariz, se domicilió tal agrupación en esta villa, coincidiendo con las fechas de la desaparición de la Banda de Peinador , como ahora veremos, con lo cual la Banda Municipal de Mondariz, nacida en Villasobroso, estaba en Mondariz-Balneario.

MUSICA DEL BALNEARIO. La popularmente conocida como “Música de Peinador” nace en los primeros años del siglo XX. Cuando el Balneario de Mondariz, estaba en pleno apogeo y eran multitud los veraneantes y agüistas que acudían al mismo, lo que motivaba el que la empresa de Aguas de Mondariz tuviera una plantilla elevada de empleados, tanto de prestación de servicios hoteleros como de embotelladora y mantenimiento de instalaciones, el empresario D. Enrique Peinador encargó al Jefe de la brigada de albañiles, el portugués Carlos Ferreira Paes, que había tocado el fliscorno en su pueblo natal portugués, la organización de una banda de música cuyos gastos asumiría la empresa, tanto de adquisición de instrumental y demás material como confección de uniformes, local de ensayos, etc. Así nació esta banda tutelada por la Empresa Aguas de Mondariz. Sus componentes eran en su mayoría empleados de la “casa” y familiares de los mismos aunque también formaron parte de ella algunos miembros ajenos a tal empresa.

Ensayaba la banda en un local situado en la parte posterior de La Baranda -  primer piso de donde hoy están ubicadas las cocinas del Hotel -, durante el invierno para lo cual contaba con la colaboración de los componentes más adelantados. Para dirigirla durante la temporada de verano, se contrataba un director profesional que se hacía cargo de ella a principios de temporada para su puesta a punto  y la dirigía en los conciertos que los jueves y domingos ofrecía en el magnifico palco que aún existe en el parque, famoso por la excepcional acústica que proporciona a las obras allí interpretadas.

Los profesionales que dirigieron la banda del Balneario y que impartieron sus enseñanzas de forma magistral, creando excepcionales intèrpretes que después destacarían en otras colectividades de más importancia, tenían una dedicación exclusiva a tales fines y entre ellos recordamos a D. Agustin Cordel,  D. Rafael Franco Rastrollo, D. Juan Pomar, D. Juan Gonzalez Páramos y circunstancialmente, D. Ceferino Paredes que sin embargo nunca dejó la dirección de su banda de Sanmartiño – Villasobroso. También en una temporada estuvo D. Ricardo Dorado a quien acompañaba su hijo Ricardo Dorado Janeiro que andando el tiempo sería un gran director de Bandas Militares, compositor y gran músico admirado por todos sus compañeros del cuerpo. Fue autor de innumerables obras, principalmente marchas militares que tocaron todas las bandas de España.

Entre sus integrantes destacados figuran varios músicos que al disolverse la banda, pasaron a otras agrupaciones de más categoría como profesionales. De los hermanos “Laconero” Alfonso y Eugenio pasaron a la Banda Municipal de Mondariz y Rubén y Benjamín a la Banda Municipal de Lugo. A la Municipal de Vigo pasaron Dionisio Marcos (bombardino) y Barros “Salgueiro” (bajo). Otros hicieron carrera como músicos militares o formaron parte de orquestas y otros conjuntos musicales.

Desapareció en el año 1933 en que ya no intervino en las Fiestas de Ntrª Srª del Carmen, patrona del Balneario y de las Aguas de Mondariz.  Participó, sin embargo, la Banda Municipal de Mondariz, que al fijar su residencia en el Balneario, tal como decíamos anteriormente, ocupó como local de ensayos (la academia), de forma provisional,  el que tenía la Musica de Peinador y así, con los músicos residuales de esta banda y los que procedían de la de Villasobroso, se creó una gran Banda Municipal de Mondariz de la que también formó parte algún componente de la Música de Frades (José do Grilo, Manuel Carballo Toucedo y algún otro).

BANDA MUNICIPAL DE MONDARIZ.  Esta banda de música, la más importante de la comarca, nació como consecuencia de la evolución de la Banda de Villasobroso, como queda dicho, que dirigía D. Ceferino Paredes “Chicho” y que al fallecer éste, le sucedió su hijo Casiano. Este recibió sus primeras enseñanzas de su padre y posteriormente, al incorporarse como músico militar a la Banda de Infantería de Marina de Ferrol, fue ampliando con las directores de esta agrupación D. Felix Rodríguez Alonso y D. Gregorio Baudot, ambos famosos compositores y directores de Bandas Militares. Continuaría después su preparación con el profesor D. Manuel Palau Box, Director del Conservatorio de Valencia y ampliación de conocimientos en el Conservatorio de Música y Declamación de Madrid, con el Padre Otaño.

El local definitivo como salón de ensayos (academia), se ubicó en una edificación que D. José Romero Valiño, suegro de D. Casiano Paredes, tenía en la actual calle de A Rocha – con acceso por un camino  muy estrecho, desde la carretera nacional hacia Los Cepos, en donde aún hoy y desde hace cuarenta años,  se pudren las antiguas instalaciones interiores y el archivo y repertorio de las músicas del balneario y Municipal de Mondariz….

Durante el período entre los años 1936 y 1940, la Banda se vió mermada al tener que incorporarse al ejército todos los jóvenes comprendidos en la edad militar, con motivo de la nefasta y absurda guerra civil española. Esto originó la desaparición de algunos buenos músicos a los que se les auguraba un gran porvenir, fue el caso de Juan Ferreira, Flauta, hijo del que había sido promotor de la Música del Balneario y Valeriano Ferreira, trompeta, procedente de la de Villasobroso.

En el año 1940, adquiere nuevo impulso y se forma un conjunto, no muy numeroso – treinta y dos miembros -, pero muy preparado y homogéneo que en sus actuaciones lograba la admiración del público. Incluso era un tanto espectacular ya que su propio director D. Casiano Paredes, tenía una presencia admirable y con gran personalidad lo que motivó el que el famoso crítico musical de Pontevedra, Antonio Odriozola, le apodara “Hans Von Benda” en alusión al famoso director de orquesta alemán. La preparación y cultura musical adquirida por sus componentes, era proverbial, teniendo en cuenta además que sus profesiones u oficios, no siempre se prestaban a que  pudieran dedicar mucho tiempo a la lectura o a materias de cultivo de la mente, salvo la música. Esto viene avalado por anécdotas de las que fue protagonista  alguno de ellos, como Antonio Seijo “Capitán”, que tocaba el bajo y de las que recordamos las siguientes:

Capitán, gran músico que tocaba el bajo, era también bajo de estatura y de profesión cantero. Persona un tanto ruda y tosca, pero de una nobleza y bondad poco corriente. En una ocasión en que la Banda  amenizaba las Fiestas de Santa Rosalía en Sanxenxo, siendo la otra banda participante la de Meaño, la de Mondariz comenzó el concierto del mediodía en la plaza, tocando la macha de Sousa “Forever” (Barras y Estrellas) que en aquella época se había puesto de moda y que tiene un párrafo difícil y obligado de bajo. Todo se desarrolló normalmente, pero a los pocos días el Director de dicha banda, que era muy amigo del subdirector de la de Mondariz, le confesó que ellos habían preparado el estreno de la marcha citada para el concierto en aquella misma fiesta, pero al escucharla, el músico de su banda que tocaba el bajo, le fue a ver y le dijo: Después de oir como  ha inrterpretado ese hombre ese papel, me niego totalmente a tocarlo yo. No quiero hacer el ridículo… El Director de la tal banda de Meaño, se llamaba D. Roberto Doce y sería el profesor de flauta de Bautista Mariño, componente destacado de la Banda de Mondariz y fundador y director de la famosa Orquesta “MARIÑO”.

En otra ocasión y cuando empezaba la televisión en España, la mañana del domingo estaba Capitán oyendo el concierto de la Orquesta Nacional por Televisión Española –el único canal que había entonces – cuando le dieron la noticia de que un pariente  suyo de Sabaxáns había sido ingresado de urgencia en el Sanatorio de Vigo. Rápidamente se fue allá dejándolo todo – lo que demuestra sus buenos sentimientos – y al llegar allí, resultó que dicho pariente ya estaba mejor y le iban a dar el alta. Entonces, con mucha sorna, delante del médico,  aparentando enfado, Capitán le dijo: O sea que estaba yo disfrutando de un concierto oyendo TANNHÄUSER de Wagner, que era una maravilla, y lo dejo todo para venir a verte y resulta que tu no tienes nada. ¡Hay que ser serios!. El médico se quedó un tanto sorprendido  preguntando: pero Vd, sabe quien es Wagner y que es TANHAUSER…No cabe duda que poseia una destacada cultura musical.

En los años 70, una banda militar – siento no recordar de donde – dirigida por Ricardo  Dorado Janeiro, aquel chaval que acompañaba a su padre cuando éste dirigió la Musica de Peinador,  vino a Vilagarcía en sus fiestas patronales y en el día principal, ofrecía un concierto en el Salón del cine FANTASIO. Capitán se enteró y lo comentó con el que es hoy Alcalde del Balneario José Antonio Lorenzo. A este le faltó tiempo para organizar un viaje acompañando a Capitán a Vilagarcía para oir el concierto. Capitán preparó la mochila, con su correspondiente acompañamiento de vino,  para tomar un “taco” a medio camino y allá se fueron.  El concierto fue admirable como era de esperar y al finalizar el mismo, José Antonio fuá ver al Director y le pidió que se  acercara a saludar a Capitán que había ido allí para verle y recordarle  su estancia en Mondariz Balneario. Así lo hizo y se abrazaron con toda efusión y charlaron largo rato.  Al marcharse  D. Ricardo Dorado, Capitán le confesó a José Antonio:  Ahora estou tan contento e satisfeito que non me importaría morrer…

Desapareció esta Banda Municipal, en el año 1968, después de un ciclo en el que se mantuvo como una de las mejores bandas populares de Galicia, dejando una estela  de profesionales que se integrarían en diversas agrupaciones militares y civiles y que llevaron muy alto el pabellón de la Música de Mondariz por el mundo.

En la foto adjunta se puede apreciar la planta de la Banda de Música Municipal de Mondariz en 1940.  Habia un benjamin  en la plantilla, que tocaba la caja. Era yo… 

MUSICA DE VILLASOBROSO. En el año 1943, los músicos que procedían de la banda de Vilasobroso y que se habían integrado en la Banda Municipal de Mondariz, antes yá de la guerra del 36, se escindieron de ésta y volvieron a crear o más bien “recrear” la Musica de Villasobroso. No se trataba, pues, de una continuidad  de aquella que fundara Ceferino Paredes “Chicho”, sino que auspiciados por Diego Abril, que procedía de la plantilla de la música de Peinador, se desgajaron de la Banda Municipal 12 músicos, para formar este nuevo conjunto en Villasobroso de donde procedían. Esta agrupación lo tuvo muy difícil al principio porque en un solo invierno se vieron obligados a preparar nuevos educandos que no siempre respondían como se esperaba. La dirigió Diego Abril que había sido muy bueno como instrumentista y con Francisco “Baldeiro”, también procedente de la Musica de Peinador, y natural de Riofrío, eran los únicos que habían ocupado puestos principales en el conjunto que abandonaron.

Entre esta nueva agrupación y la Municipal de Mondariz, hubo siempre una rivalidad, si nó justificada, si comprendida, ya que con su actitud pusieron a ésta última en un gran aprieto para continuar. Lo cual se consiguió de forma tan satisfactoria que en el año 1944, se presentó al público con todo su buen hacer y con 34 músicos, siendo la primera fiesta en la que intervinieron la de San Blas en Budiño el 3 de febrero, con pleno éxito. 

La rivalidad apuntada era conocida por las comisiones de fiestas y Curas Párrocos que en algunos casos eran los que las organizaban cuando se trataba de Fiestas Patronales o romerías. En cierta ocasión el Cura de Santa Marina de Covelo pidió presupuesto al Director de la Banda Municipal, para amenizar las Fiestas de Santa Cruz de Baldomar. La cantidad que se le pasó consideró que era muy elevada, diciéndole que si no hacía una rebaja, contrataría a la Musica de Villasobroso. El Sr. Paredes le contestó que la cantidad fijada por él, era la justa para la banda que dirigía y le daba igual que contratara a la Banda de Villasobroso o a la Municipal de Madrid. A correo seguido recibió escrito del Sr. Cura aceptando y contratando la actuación por la cantidad que se le había indicado. 

En el año 1955, por enfermedad de su director D. Diego Abril y por la crisis de aprendices de música en el rural, desapareció.

BANDA DE MUSICA “CULTURAL” DE MONDARIZ.-  Con la desaparición de la BANDA MUNCIPAL DE MONDARIZ en el año 1968, quedó toda la zona del valle del Tea sin agrupación alguna de este tipo. Tan solo la Orquesta MARIÑO que con su director y maestro del acordeón  Bautista Mariño, que tocaba la flauta en la banda citada, y otros excomponentes de la misma, mantuvo el fuego testimonial de la música  de banda en toda la comarca.

El Alcalde D. Juan Rebordea Enriquez, que siempre  estuvo preocupado por el tema, en 1993 citó a una reunión a aquellas personas más destacadas que habían sido componentes de la banda desaparecida y les planteó la posibilidad de organizar de nuevo una colectividad musical que hiciera recordar los éxitos de las agrupaciones  habidas y que el nombre de Mondariz volviera a resonar en fiestas y actos lúdicos y culturales, para lo cual  ofreció todo su apoyo y colaboración, tanto económica para adquisición de aquellos instrumentos de costo más elevado, como proporcionando local para academia.  Todos los asistentes mostraron gran interés por el tema, acordándose, como primer paso, crear una comisión organizadora que se encargara de la captación de educandos, visitando para ello las escuelas públicas y animar a los escolares a concurrir a las clases de solfeo que inmediatamente se comenzaron a impartir en el local habilitado en el edificio de la biblioteca pública, contiguo al edificio del ayuntamiento. Esta comisión estaba compuesta por aquellos asistentes a la reunión más ilusionados con la idea, entre los cuales figuraban Emilio Taboas, Alfonso Fernández “Aparicio”, Renato Antela, Guillermo Moreira, Bautista Mariño, Rogelio Lorenzo y otros cuyos nombres siento no recordar.

 En esta primera captación de alumnos, fueron cerca de un centenar los que acudieron a la academia, pero el “filtro” del solfeo fue eliminando poco a poco los más perezosos y poco interesados, pasado a la segunda fase, ya más ilusionante, como es el aprendizaje con el instrumento, aproximadamente la mitad. Cada uno eligió el instrumento que más se adaptaba a sus condiciones físicas, teniendo en cuenta también las preferencias de los alumnos y con mucho trabajo y dedicación, los componentes de esta comisión consiguió  sacar adelante una banda infantil compuesta por cerca de la treintena de educandos que hicieron un primer estreno, solo para familiares y amigos, en el año 1995

Encarrilada yá la creación de la banda, se constituyó un patronato que contrató un Director profesional que se encargó de ensayar y elegir el repertorio más adecuado a las características de sus componentes. Este Director es aún hoy D. Manuel Iglesias Ramilo, hermano del que es Director de la Banda de Musica de Valladares (Vigo), ya consagrada y de indiscutible categoría.

Así fué como nació la BANDA DE MUSICA CULTURAL DE MONDARIZ que es hoy la que existe en la zona. Cuenta con cerca de cuarenta componentes y ya no es banda infantil, sino de adultos y de muy aceptable profesionalidad. Está acogida al convenio con la Diputación Provincial, mediante el cual sus actuaciones pueden ser subvencionadas, siempre que sean promovidas por los Concellos o asociaciones culturales. 

Su local de ensayos está ubicado en el edificio que anteriormente fue escuela nacional en el lugar de Pé do Muiño, en Riofrío, donde además funciona una escuela de música con maestros profesionales que puede ser un gran vivero de músicos que nutran esta banda a la que auguramos un gran porvenir y deseamos los mayores éxitos.

Alfonso Paredes Pardo

 


ENLACES DE INTERÉS

PATRONATO
EMPRESAS COLABORADORAS